top of page

Glosa dialéctica 1 - Sobre la objetividad


La visión moderna capitalista asume la objetividad como la necesidad de abstraerse de toda "intervención" subjetiva o experimental que entorpezca o vicie la expresión de lo supuestamente real. La visión dialéctica parte de una realidad relacional, de una actividad incesante de procesos en movimiento y cambio que materializan distintas fases o tipos de Condiciones Históricas Determinadas (CHD), en otras palabras, el tipo de relaciones sociales construidas colectivamente en las que es necesario desarrollar la investigación científica para conocer la realidad producida, esto es, comprender sus leyes de desarrollo y las condicionantes específicas en las que las leyes son válidas. Esto quiere decir que en la visión dialéctica el criterio de validez no es absoluto sino relativo con respecto a CHD.


El universo en el cual se desarrolla el Sistema Natural Cósmico (SNC) es la fuente del movimiento incesante de relaciones recíprocas, simultáneas y continuas, es decir, contrario a la cosmovisión moderna en la cual el Universo es un espacio vacío en el cual los sistemas se relaciones exteriormente, tenemos que la Realidad Natural (IRN) es una especie de molusco de infinitos movimientos en el cual existen leyes y posibilidades de intervención activa en dicha realidad objetiva, pero para ello la comunidad construye el conocimiento en su experiencia en dicha IRN. A esta actividad material metabólica y sus productos es lo que llamamos específicamente Realidad Social (IRS).


De esta manera, ser objetivo se refiere a la definición de la práctica propia con conciencia de la fase histórica, considerando la CHD vigente. Es decir, la objetividad no significan principios abstractos de cierto profesionalismo aséptico, mucho menos la separación dramática del objeto de estudio. Objetivo significa ser consciente de la actividad creadora de la actividad humana y su infinita forma de creación.


El problema particular de lo humano es que, en su determinación particular como especie, mantiene relaciones de dominio entre sí, situación que trastoca, a su vez, el tipo de relación de la humanidad con la naturaleza. Es decir, en la estructura intergenética se produce el mundo humano bajo una realidad con opuestos y contrarios en un infinito sistema inter-relacional de creación de actividad humana, energía que constituye la fuerza que llamamos Realidad Social (IRS).


La objetividad, por tanto, en tiempos contemporáneos, necesita forzosamente de problematizar las relaciones de dominio como tema de partida, este es el corazón de lo objetivo, que dicho de otra manera, es la conciencia del momento histórico y de los términos o cualidades de la lucha intestina entre los contrarios en pugna. Si se toma distancia de este planteamiento, si se abraza la expresión racional abstracta y se olvida uno de la materialidad existente y su fase histórica, se pierde toda objetividad.


Entonces el posmodernismo llega apresuradamente como ave de carroña y sumerge a la subjetividad alienada en el mar de la justificación sistemática del orden que se resiste a su natural desaparición.




31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page