top of page

Metodología Dialéctica

Publicado por OROJAS el 18 JULIO, 2018




La concepción del mundo es un reflejo de lo que ocurre en el terreno material de la historia, la forma histórica en la que se desarrolla el trabajo humano en comunidad va determinando la realidad material, y es de este hacer que surge también la necesidad de pensar. El pensamiento se vuelve una parte importante del proceso de transformación de la realidad, para transformar hay que conocer lo que tiene que ser transformado.

¿Por qué tiene? ¿es una imposición? En lo absoluto. Tiene que ser, en el sentido de su necesidad interna, dicho de otra manera, de acuerdo a los eventos que devienen en una consecuencia lógica. Como ejemplo, sé que el día de mañana volverá a salir el Sol, nada lo garantiza 100%, podría haber alguna contingencia cósmica, pero existe un reconocimiento de la existencia de fuerzas que generan el movimiento de las órbitas solares, planetarias y lunares, la lógica es esa potencia del pensamiento para poder comprender la totalidad de un sistema material cósmico en sus distintos niveles, la economía planetaria no es ajena a esta estructuración, la unidad de análisis de nuestra vida empata con la entidad de distintas comunidades que forman un todo, aquí también se supone la existencia de leyes y necesidades lógicas (un súbito aumento en los precios de un bien deprimen necesariamente la demanda; un bombardeo a los campos petroleros implica necesariamente perturbaciones en las bolsas de valores).


Estas necesidades lógicas son la fuente de estudio de la dialéctica, los procesos que se interconectan uno a otro no sólo se “agregan” (o se suman) sino que “interactúan”, la lógica formal usada para las matemáticas y la economía neoclásica son expertas en este principio de agregación causal; la lógica dialéctica se pregunta, además de percatarse de su existencia, conocer qué tipo de interacción tiene, a qué se opone y qué contenido tiene eso que se transforma.

Heráclito se percata que todo se encuentra en constante transformación, “nadie se puede bañar dos veces en el mismo río”, pero el filósofo alemán Hegel, analiza las leyes lógicas que explican la apreciación del filósofo griego. Todo se transforma, todos los procesos naturales y sociales sufren de constantes cambios, la lógica dialéctica postula que esos cambios responden a leyes históricas, las cuales pueden ser conocidas y representadas en su forma lógica. Esta revolución científica de Hegel pertenece al siglo XVIII, el siglo XIX corrobora este principio de cambio incesante también en lo natural, justo con la publicación del Origen de las Especias de Charles Darwin. Las leyes naturales mostraban esta facultad inherente a su actividad, aún a pesar del poder ideológico eclesiástico, pero ante la evidencia, no se pudo más que aceptar la nueva perspectiva. No pasó lo mismo con las leyes históricas, Marx, quien hizo una aplicación metodológicamente consciente de estas leyes, sufrió toda su vida de intentos de censura y distorsiones. Al día de hoy, el tema de las leyes históricas sigue siendo un tema poco estudiado por los científicos.


La iglesia se opuso férreamente a toda ley natural que se racionalizaba entre sus dominados, ¿qué se opone a la existencia y reconocimiento de uso de la lógica dialéctica? El modelo de acumulación capitalista necesita condiciones políticas y sociales determinadas para su existencia, su propia necesidad material desarrolla una forma ideológica que presenta invertidas las leyes de la historia, comenzando precisamente por sostener que todos los procesos sólo son expresiones de la conformación de un único y absoluto modelo: la economía capitalista. Su necesidad es una acumulación incesante y con pretensiones de infinitud, el contenido es la riqueza en abstracto, es una fuerza productiva enorme para generar ganancias, en esto se basa esta subjetividad. Para mantenerla en pie es necesario asumir la lógica formal, sin movimiento, porque el capital, visto desde la perspectiva de las leyes históricas, es resultado de un proceso anterior, del que emana, y es en sí mismo proceso de un resultado por venir. Esta transformación es la que está negada, no sólo en la perspectiva política, sino en el mismo corazón de la ciencia occidental, la lógica dialéctica no se desarrolla en sus métodos.

La estructura actual es un mecanismo formal que parte de postular una hipótesis y busca verificaciones empíricas en lo existente. Si esto existe es válido, si no es falso. Esta dualidad de poder determinar qué es verdadero o falso es una forma de discriminación que escinde los procesos complejos en el reflejo de sólo un aspecto del mismo. Pero además, parte de un error, nunca se percata de que a una inspección empírica mediante una teoría dada, le anteceden otras expresiones empíricas (La Revolución Francesa o la Industrialización inglesa) y muchas teorías (teoría objetiva y subjetiva del valor, por ejemplo). Es por tanto, necesario saber sobre cuales bases es que están construidas la actual actividad teórica y empírica de los principios científicos, la perspectiva dialéctica permite plantear que todos estos elementos acumulativos son, en realidad, vestigios de un mismo proceso Universal, donde comparten la lógica las fuerzas naturales, las sociales y las del pensamiento.



120 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Комментарии


bottom of page