top of page

La Cuarta Transformación mexicana desde Marx

Publicado por OROJAS el 1 AGOSTO, 2018



La Segunda transformación, la de la reforma liberal de Benito Juárez puede ser comprendida como la necesidad de dejar atrás los privilegios religiosos de la Iglesia en nuestro país, significó un cambio profundo para el país porque mediante la ley que lleva su apellido, la Ley Juárez se eliminó el fuero especial que el poder eclesiástico mantenía incluso después de la Independencia política de 1810 (Primera Transformación), además la Ley Lerdo reguló la gran propiedad bajo el control del viejo poder con el fin de liberar el territorio para impulsar nueva actividad económica. En suma, la instauración de la República iguala a todos los mexicanos bajo el carácter de ciudadanos organizados en torno a las leyes civiles, se gesta la emancipación política.

Pero, aquí es donde entra la política de Marx, la emancipación política tiene límites, no es lo mismo que la emancipación humana, por ejemplo, recuérdese que en su texto intitulado Sobre la cuestión judía, Marx parte del análisis de la pretensión de los judíos por liberarse del Estado cristiano, el reclamo de los hegelianos de izquierda reside entonces en que la verdadera emancipación no puede partir de concesiones especiales a una religión en particular, sino que la verdadera liberación es de carácter general, para todos o no lo es. El Estado se vuelve civil, cuando se abandonan éstos reconocimientos de castas del antiguo mundo.


Particularmente hablando, una de las consecuencias de la Segunda transformación, por el lado de la Ley Lerdo, es el gran tema del control de lapropiedad. Esto es, a mi consideración, el fundamento de la intervención y rectoría del Estado sobre las necesidades de la Nación, con la forma democrática es posible intervenir en los canales de reproducción de la gran propiedad por lo que, toda vez que al separarse el poder de la iglesia y el Estado, éste último toma distancia del poder económico dominante, pero no es suficiente, Marx se pregunta:


¿Acaso no se suprime idealmente la propiedad privada, cuando el desposeído se convierte en legislador de los que poseen?


Aún con este avance, para el análisis de la política de Marx la palabra “idealmente” tiene una gran importancia, para la visión del materialismo histórico, pueden existir proceso ideales o formales que aparecen primero en sus formas primigenias, son cambios que no implican una transformación estructural, la nueva República instituye leyes que le permiten a los desposeídos (no capitalistas, pensemos en un diputado de la última legislatura mexicana) legislar sobre la actividad de la gran propiedad que domina una economía capitalista, pero no se legisla sobre abiertamente sobre los principios de laapropiación privada. Esto sin duda genera un limite importante ya que toda legislación que contravenga el poder de los terratenientes puede ser frenada por medio de la captura política, el control del poder legislativo por parte de la clase dominante.


Tan esto es cierto que inmediatamente del éxito de esta independencia del Estado con respecto a los grandes propietarios eclesiásticos vino la reconstitución del poder capitalista alrededor de la figura de Porfirio Díaz. El resultado fue un dominio impresionante de los nuevos intereses extranjeros que se combinaban con los capitales incipientes de origen nacional, tanto fue su éxito explotador que el resultado fue, sin duda, la rebelión mexicana: la tercera transformación. Dicho proceso constituyó una clase hegemónica que sienta las bases de una economía capitalista moderna, pero que le sobrevive una gran clase dominante capitalista, la vena socialista abrazada por Cárdenas es sucedida por la visión empresarial instaurada desde Ávila Camacho. Desde entonces la historia del Estado mexicano es la historia de la conformación de la clase dominante: la capitalista. La emancipación política fue un paso importante pero con retrocesos en materia de justicia social, el poder monolítico permitió frenar cualquier intento de democratización, pues esto implicaría, por principio, el cuestionamiento de la propiedad privada de riquezas nacionales.


Como resultado de esta contrarevolución, este periodo de la Tercera transformación termina con la fusión entre el Estado, la clase dominante y la íntima relación con la clase capitalista nacional-extranjera, de aquí que el 1 de Julio sea un indicio de la Cuarta Transformación en el sentido de que el cambio de régimen bajo las condiciones de un voto amplio y popular con miras a la transformación de la vida pública realiza la emancipación política pendiente, pero que también tiene, viendo hacia adelante, el objetivo de no quedarse en este mismo nivel ideal de legislación sino efectivamente avanzar rumbo a la emancipación económica, eliminar la captura política del Estado por parte de la clase dominante, esto en términos de nuestro autor:


“El límite de la emancipación política se manifiesta inmediatamente en el hecho de que el Estado pueda liberarse de un límite sin que el hombre se libere realmente de él, en que el Estado pueda ser un Estado libresin que el hombre sea un hombre libre.”


En suma, la Cuarta Transformación parte de un suceso, haber podido lograr la emancipación política quebrando el eje Estado-Gobierno-Oligarquía hacia un Estado-Gobierno democrático (Es decir, que persigue los intereses de las mayorías). Pero, esta transformación quedará en términosideales si no parte de mayor profundidad en la crítica y se plantee la emancipación económica (Estoy haciendo una analogía de la emancipación humana con la económica porque esta perspectiva asegura la independencia real material de los ciudadanos, este tema tiene más aristas, por supuesto).


Aquí llego a mi hipótesis para sostener la lógica de la Cuarta Transformación desde la perspectiva de la política de Marx, considérese este fragmento:


“El Estado político acabado es, por su esencia, la vida genérica del hombre por oposición a su vida material. Todas las premisas de esta vida egoísta permanecen en pie al margen de la esfera del Estado, en la sociedad civil, pero como cualidades de ésta. Allí donde el Estado político ha alcanzado su verdadero desarrollo, lleva el hombre, no sólo en el pensamiento, en la conciencia, sino en la realidad, en la vida, una doble vida, una celestial y otra terrenal, la vida en la comunidad política, en la que se considera comoser colectivo, y la vida en la sociedad civil, en la que actúa como particular; considera a los otros hombres como medios, se degrada a sí mismo como medio y se convierte en juguete de poderes extraños”. [subrayado propio]


La tercera transformación, La Revolución mexicana, al vencer la vena popular (Zapata-Villa) construye la sociedad civil mexicana, triunfa un modelo de sociedad emanado del proceso revolucionario donde se mantiene la conciencia del hacendado como polo dominante, la capacidad estatal de generar una proyección popular, un ser colectivo, pero manteniendo el dominio privado de las relaciones económicas capitalistas.

Por tanto, La Cuarta Transformación cobra su realidad material en el momento donde la emancipación política no alcanza, como horizonte crítico, para efectivamente cambiar de fase social colectiva, el régimen histórico basado en este tipo de liberación ha llegado a su límite, es decir, completa su maduración para demostrar que, bajo el sistema capitalista, el  sistema político no puede legislar por encima del poder económico. Esta realidad es insostenible, es lo que provoca el triunfo de más de 30 millones de mexicanos. La Cuarta Transformación, para serlo efectivamente, debe plantear la emancipación económica, es decir, que se generalice el uso y acceso de los recursos colectivos para fomentar el desarrollo de todas las clases sociales, no sólo de la clase empresarial.


41 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page